jueves, 24 de marzo de 2011

Memoria





Memoria


Me preguntaron si tenía memoria
y respondí, sí, pero de toda la historia
¿cómo es eso? replicaron,
pues, eso, me acuerdo del todo,
del pueblo ensombrecido,
de la Nación en llamas,
de la Patria que se ahogaba
entre muertes en las calles,
de no saber si volvía a casa.
Cada  día, ¡me desesperaba!
De haber dejado las llaves
de esta tierra que gemía
en manos extrañas,
por el pueblo no elegidas.
Sí, me acuerdo del todo,
del miedo al ostracismo
al que a muchos condenaron.
De los vuelos de la muerte,
de la bomba bajo de la cama,
de la sospecha imperante,
de estudiar a puerta cerrada.
Me acuerdo del cubículo lúgubre
donde murió un hombre,un padre.
De la rebelión asfixiada
a fuerza de fusil y sangre.
Y la memoria no tiene fin,
porque de uno o del otro lado,
todos éramos de aquí.
Fue una lucha ensangrentada
de ideas no digeridas, menos avaladas
por el análisis y el debate.
La flaqueza de algunos,
 la intransigencia de otros.
La decepción de todos.
Cuando la furia y el desprecio
 son canales entre iguales,
 queda una herida abierta,
que sangra y duele en el recuerdo

¡Claro que tengo Memoria!
Pero de "toda" la historia
porque en éste, mi país, hermanos,
Ya no caben los victimarios,
ni del uno, ni del otro lado.

Marzo 2011
Pintando la vida con una poesía

24 de marzo. Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia
Se conmemora el Golpe de Estado de 1976, el último y más sangriento de la historia argentina y a las 30 mil víctimas del terrorismo de Estado.
Si te interesa puedes seguir leyendo

http://www.argentina.ar/_es/pais/personalidades/C3361-24-de-marzo-dia-nacional-de-la-memoria-por-la-verdad-y-la-justicia.php

6 comentarios:

  1. Ay, si, es verdad, cuando pasan los tiempos del terror sólo quedan destrozos por todos lados. Pero la memoria es flaca, qué pena.
    Al menos siempre hay quien recuerda y dice, aunque ya todo parece lejano.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Si Ananda.Comparto que la memoria es flaca. Pienso que la mente trata de recordar sólo lo bueno. En el caso de que se trata, sólo deberíamos recordar la experiencia para no repetirla. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Millz, tres cosas:
    1. Tema fuerte y doloroso el que has decidido tocar, muchas veces me pregunto si debo hablar de esas cosas y luego me decido por el no. Sucede que no soy argentino, soy de Brasil, y aunque en mi país haya pasado algo parecido, no se expresa de la misma forma. (también te aclaro aquí que sou brasileño, pero hace 15 años que estoy en BA, así que casi soy uno más de ustedes)
    2. El tuyo es uno de los comentarios más interesantes e inteligentes que recibí en "la rebelión...", muchos lo llevaron para el lado de la mala suerte, pero yo quería transmitir más que nada lo que vos captaste tan bien: el tema antropocentrismo, de las energías en juego, esas cosas. Excelente comentario.
    3. Eso me lleva a pensar cada vez más en algo que no dejo de meditar: ¿1140 seguidores para qué? Te aseguro que con el tiempo le tomé la mano a las entradas, sé cuales van a tener 100 comentarios, cuáles 140 y cuáles apenas 60. Así de previsible. Pero lo peor es que las que a mi más me gustan son las que menos mensajes reciben. Algo falla. O debo dejar de subir cosas más "populares" para el agrado de los demás, o debo patear el tablero y reducir la cantidad de personas que vistan mi espacio en pos de la calidad. Eso sí, no digo que la mía sea la "mejor" calidad, pero es la que me gustaría compartir.
    Perdón por tan extenso comentario.
    Un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  4. Millz,

    Belo e sábio texto !




    Não se deculpes , seu portugues
    é muito bom ...


    Beijo e uma Noite de Paz.

    ResponderEliminar
  5. Humberto, querido amigo, he decidido contestarte en lo que atañe a mi decisión de escribir sobre la época trágica más recordada en mi país, porque hay otras de las que no se habla. Característica de nuestra idiosincrasia, es que vemos todo blanco o todo negro. Yo he descubierto mi flaqueza o mi fortaleza en estos versos, tratando de escribir desde el gris. Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!