lunes, 10 de octubre de 2011

Lluvia


De otro Jardín


Lluvia

Golpeó mi ventana
El viento del sur
Las gotas de agua
Retuvieron la luz
De un sol moribundo
Tras la línea imperfecta
Que cruza los mundos.
La lluvia no dio tregua
Mojó el campo, las rutas,
Cargó los ríos y lagos
Humedeció casas y plazas
Más allá,  invadió montañas
Volvió la vida, menos turbia
Se fue con el viento
Tarde, de madrugada.

Octubre 2011

Pintando la vida con una poesía

6 comentarios:

  1. Tienes el don de la palabra, Millz.
    Esa lluvia que purifica y nos da vida, que llega, se regala y luego, se va casi de puntillas.
    Precioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que bonita es siempre una tarde de melancólica lluvia, devolviendo la vida a todo. Un beso y gracias por este poema.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Ananda. Sé que te gusta la lluvia. Un abrazo fuerte desde un lugar de mi viaje al NE argentino en el que funcionaba el Internet.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto Karras. Luego todo brilla y reverdece. Por donde ando viajando llueve mucho. Un beso querido amigo, desde un lugar de mi viaje al NE argentino en el que por suerte funcionaba el Internet.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga,veo que estás recorriendo el país...¡Qué suerte tienes! Hoy ha caído una intensa lluvia en mi ciudad, y tus versos la retratan como nadie..."Volvió la vida, menos turbia.Se fue con el viento.Tarde,de madrugada"...hermoso.
    Un beso,y que sigas disfrutando tu viaje.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Elsa, la lluvia es bella cuando cae, cuando la describimos y cuando la añoramos. Un beso, amiga.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!