lunes, 4 de noviembre de 2013

Ya no te espero


En playas de Totoralillo,
Te divisé.
Cabalgando las olas
De copiosas espumas
Te admiré.
En el mar casi celeste
Tras las rocas gastadas
Te perdí.
Y en las arenas claras
De conchillas blancas
Te descubrí.
Las gaviotas revolotean,
Hoy, te recordé.
Tu mirada tierna,
Tu cuerpo sin dueña,
Te soñé.
Extraño sin nombre,
Nadador colosal,
No te veo,
Después de tantos soles
Muriendo en el mar,
Ya no te espero
En playas de Totoralillo
Muy cerca de Coquimbo
Donde ya nada es igual.

Enero 2011



Pintando la vida con una poesía

4 comentarios:

  1. Hay recuerdos que no se diluyen en el tiempo y bien merecen un poema.

    El poema es vívido, te hace estar en esa arena evocando.

    Besos, querida Zuni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. Un gusto tenerte en esta playa, ami lado. Un fraternal abrazo.

      Eliminar
  2. Preciosos son tus versos...! Muchos saludos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!