jueves, 27 de junio de 2013

Pueblo chico

Óleo de la pintora argentina, Yanina Basso

Pueblo chico
(Dedicado a algún pueblo de Misiones)

A la vera del camino
Esperaba con ansiedad
Que el tiempo cursara su ciclo
Y trajera prosperidad.
Las viejas usanzas se repetían
En ancestrales miradas esquivas
Que entre sus habitantes,
Y los de afuera, se repartían.
No tenía nombre, pero sí colores:
El verde lo cobijaba,
La tierra roja lo asentaba
Lo enternecían las flores,
Y la pintura de sus casas.
Cercano el río marrón,
Le dejaba su cosecha
En trasnochados espineles
Que con sabia predicción
Le anunciaba la marea.
Sus cerámicas y tejidos
Airosas competían
Con la prédica de los niños
Que sus chipás ofrecían.
El cielo se iba nublando
En blanco aleteo de garzas
Las canoas de timbó
Y también la vieja balsa,
Anidaban en la orilla.
En tanto la noche llegaba
Anunciando la esperanza
Otra vez, del nuevo día.

Octubre 2011

Pintando la vida con una Poesía

jueves, 20 de junio de 2013

Bandera

Nuestra bandera flamea bajo cielos santiagueños,
 en la rotonda de acceso a la ciudad de Santiago del Estero,
 Provincia homónima, República Argentina.

Bandera

Te vi con mis ojos de niña
Volar como un ave en lo alto,
Cantando Aurora en la fila,
Todos juntos en aquel patio.
Tus colores eran el cielo
Azul, con sus nubes blancas.
Izarte era el mejor premio
El corazón se henchía de Patria.
Hoy te veo en la distancia
En el patio de otra escuela,
Te arrían suavemente, con calma,
Mientras de mis ojos se descuelga
Inevitable, una lágrima
Orgullosa de mi descendencia


Junio 2012



Pintando la vida con una Poesía


jueves, 13 de junio de 2013

En el campo. . .



El cielo se fue cerrando
El azul celeste se desvaneció
La luz, cual espada hiriente,
Repentinamente, lo atravesó.

Los sauces, descontentos
Agitaron sus largas cabelleras.
Sus troncos se ladearon
Con el remolino del viento.

Una estampida allá arriba
Alborotó el gallinero
Bailaron los trigales,
Su danza de oro y vida
Y hubo que acallar los perros.

Las nubes, dibujando monstruos,
Amenazantes, enceguecidos,
En su devenir tortuoso
Se devoraban el campo
A la luz de un refucilo.

Y algún hueso vacuno
Perdido en la lejanía
De los truenos al arrullo
Lumínicamente anunciaba:
¡Cuidado! ¡Se viene, la luz mala!

En la tarde ennegrecida
Se cerraron las ventanas
Las velas, pronto encendidas
Atrajeron los  fantasmas.
Y por la claraboya abierta
Cayeron las primeras gotas.

Pronto, los techos de zinc
Comenzaron el concierto
Que diluyó la zozobra
Y el campo se fue a dormir

Marzo 2011


Pintando la vida con una Poesía


jueves, 6 de junio de 2013

En Epuyén

Lago Epuyén, Epuyén, Provincia de Chubut, Argentina


Epuyén, Provincia de Chubut, Argentina, un lugar para disfrutar su lago, sus arroyos, sus picos andinos, su tranquilidad. . .



Te vi en la baranda del puente.
Altivo y tierno a la vez,
Asediando con tu vista aguda
Adelante, atrás, a ambos lados,
El torrentoso río, correr.
En la dura y esmerada empresa:
La de pescar un pez.
Te admiré, callada, casi sin respirar
Para que no te fueras
Para no perturbarte y poderte admirar.
Tu collar blanco llamó mi atención
Tu cabeza grande, erguida
Tu cuerpo, fuerte: el de un pescador.
En una mixtura de colores y follajes,
Cielo azul, mediante, te descubrí.
Alerta, en la baranda del puente,
En el camino a Epuyén.
Y me enamoré sin razón.
De ti, ¡Mi hermoso, Martín Pescador!

Diciembre 2010

Versión 2013


Pintando la vida con una Poesía



No dejes de conocer a esta bella ave: