jueves, 26 de diciembre de 2013

Jugando


Hace tiempo jugué contigo
Y sentí la felicitad,
Me asombraron tus ojitos
Tan claros como el agua,
Tu piel, tan blanca
Como flor de porcelana.
Te miraba de lejos
Y tú también me mirabas,
A hurtadillas, en silencio.
Temí tu negativa, y tu miedo,
Enfrenté la represalia
Te invité a jugar.
Jugamos a corrernos,
Por la arena, junto al mar
Te recogí caracoles
Y tú me hiciste un collar.
Magia de la niñez
Que anulas las diferencias,
Esclareces el pensamiento,
Y pugnas por volver.

Febrero 2011
Obra derivada (2013) del Poema: Niños 


Pintando la vida con una poesía

jueves, 19 de diciembre de 2013

Yámana

Familia de yámanas o yaganes

Yámana
A un descendiente mestizo

Ojos celestes
Mirada de mar
Piel del Oeste
Caricias de viento
Susurros del Canal.
Besos de chocolate
Natural  canoero
Sonrisas de calafate
Presencia de glaciar.
¿Qué pensaría tu oma
Que te regaló el cielo
Sólo para mirar?
¿En qué isla se durmió
Tu antepasado
Sin frío en su conchera?
Yámana que despierta
Para no ser olvidado
En cada gota mestiza
De tu sangre fueguina

Marzo de 2012


Pintando la vida con una Poesía

Los Yámanas o Yaganes, fueron aborígenes, de cultura nómade, recolectores marinos, cazadores y pescadores, además de  hábiles canoeros. Por su construcción, son famosas sus canoas hechas con madera de haya. Habitaron las islas de las costas del Canal de Beagle,  al  Sur  y al Oeste de la Isla Grande  de  Tierra del Fuego. El contacto con el europeo que llegó a esta región, terminó por exterminarlos a través de sus enfermedades. Los descendientes dejaron de hablar el idioma yagán, ya que las escuelas nunca fueron bilingües y a la fecha se atestigua que: Sólo queda una hablante, Cristina Calderón, nacida hace 90 años en Villa Ukika, junto a Puerto Williams, en la isla Navarino, Chile.

El yámana, yagán o yaghan, la lengua del pueblo que habita(ba) las costas del Canal Beagle, al Sur de Tierra de Fuego se muere y con ella 40.000 palabras que nadie pronunciará.



"Una lengua más que desaparece. Se dirá que los propios yámanas dejaron de enseñarla a sus hijos. Es cierto. Sin embargo, todos sabemos que las formas de imposición de las culturas dominantes son difícilmente evitables sin caer en la marginación económica y social."

oma: abuela, en alemán.
conchera/o: vivienda cavada en el suelo de forma circular.

jueves, 12 de diciembre de 2013

No he escuchado hablar de amor

¡No he escuchado hablar de amor!
En este frío lugar, de necedades lleno.
Sólo un ocaso de tristes recuerdos
En los rostros, los cuerpos, la voz.
A dónde habré llegado, en esta vida
Que no he oído hablar de amor.
¡Qué mundo me ha tocado vivir!
Con odios, exclusiones, horror.
Quisiera cambiar este Planeta
Y llevarlo muy lejos a otro sistema
Para que vivamos felices, sin dolor.
Propongo, por cierto, un plan singular:
Cuidemos las tierras, los ríos, la flor,
Hagamos juntos, una ronda de paz,
Juguemos en calles y oficinas,
En hogares, jardines y escuelas,
Pensemos que somos libres y sanos,
Que somos trabajadores con trabajo,
¡Que nada ni nadie nos detenga!
Volemos en vibraciones del alma,
Veamos la luz de nuestras auras,
Leamos libros, recitemos poemas.
Llenemos de música la casa, el hospital,
Tengamos respeto el uno por el otro,
Riamos, unidos todos, por la felicidad.
Consagremos apostando a la verdad,
De las Leyes y el Derecho Natural.
Escribamos a escondidas,
En el aire o el papel, esa única palabra
Que por ser humanos es un Don.
Anulemos, el rencor y la avaricia,
La venganza, la mentira,
Aprendamos a pedir Perdón,
Seamos nobles, sinceros, estudiosos,
Co-creadores de la realidad.
¡Construyamos Un Mundo Mejor!
Entonces sí, habremos todos escuchado,
¡Hablar de amor!

Mayo 2011


Pintando la vida con una poesía

jueves, 5 de diciembre de 2013

Rubia debilidad

Óleo:"Campos de cebada", del pintor francés, Fhilippe Monteagudo



Tengo una rubia debilidad
Que, noche a noche,
No me animo a abandonar.

Pero al verla, blonda y destellante
Esbelta y ondulante,
Llegando a mi boca sin avisar,
Tomándome el cuerpo y la razón,
Después de mucho pensar
Se me rompe el corazón.
¡Y no la puedo dejar!

Al fin de cuentas, siempre está.
Me consuela y embelesa.
Es mi única compañera
En insomnios de madrugada,
En arrebatos de vanguardia.

Dicen que me hace mal,
Porque dependo en exceso
De su embrujo tan especial.
Todo en ella me gusta,
Su color, su sabor y su figura.

La mirada se me nubla
Cuando de noche me deja
Sumido en melancólico rito,
Tratando de conciliar el sueño.

Sin que me alcance el exilio
Pienso en ti, te recuerdo,
Y me duermo,. . . sin ella,
¡Hasta que tú, vuelvas!

Agosto 2012



Pintando la vida con una poesía

domingo, 1 de diciembre de 2013

Inspiraciones en Diciembre


En este mes de diciembre compartiremos inspiraciones plasmadas en varios poemas que tienen que ver con la humanidad, atributo que nos distingue como seres inteligentes y que debería seguir distinguiéndonos a pesar de los vaivenes del Mundo. 
Gracias, amigos por elegir leerlos.