viernes, 30 de mayo de 2014

Una pausa





Hoy 30 de mayo, asistí a una despedida, la más dolorosa en la vida. Ésa, en que la persona que parte, se lleva algo de uno, pero al mismo tiempo te deja mucho. La ley que nos gobierna desde que nacemos es inexorable. Nuestra mente lo reconoce y acepta, pero el corazón llora. 


Zunilda Moreno


7 comentarios:

  1. Vaya hoy que volvia por tu blog encuentro una mala noticia.
    Te dejo aqui un cariñoso abrazo.
    besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mucho Zunilda.
    Que tu ser querido que partió, descanse en paz.
    Un abrazo muy fuerte para vos.
    Lau.

    ResponderEliminar
  3. Siempre permanecerá en tu corazón,
    Te dejo mi cariño,

    ResponderEliminar
  4. hoy te entiendo mejor que ayer...
    fui a dejar a un amigo a su última morada y abrazar a su esposa , también mi amiga y ese dolor queda siempre ahi punzante...solo espero que la paz sea al fin la que llene sus corazones, así el tuyo siempre
    un abrazo grande!

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!