jueves, 5 de marzo de 2015

Sol y luna





Dulces cielos marrones
En tus ojos anuncian,
Tempestad de almas.
Fuertes redobles
Dispersan la madrugada,
Saciedad que acaba.
Tormenta de corazones,
Disipados nubarrones
Anticipan la llegada.
Trinos que disparan
Soles desde tu ventana.
Y en el amoroso lecho
Semilla que crece,
En marcado tiempo,
Engrosando mi panza
Cautiva para siempre
Del amor eterno,
Que en la mente divaga
Esperando el abrigo,
De tu noche y mi mañana.

Octubre 2012 



1 comentario:

  1. Muy hermoso poema...cuando el amor se manifiesta
    y se regala al mundo en su esplendor y sencillez...

    estés muy bien!

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!