jueves, 20 de agosto de 2015

Mirando el mar


El mar golpeaba bravío
Con olas desmesuradas,
Las rocas oscuras de la playa.
El cielo parecía estallar
En centellas y fuertes ráfagas
Para en revueltas aguas terminar.
La frágil embarcación
Era hoja en la tormenta.
Capricho de la inmensidad,
Alimento del desconsuelo,
Con un cierto destino final.
En igual suerte me debatía
Entre oleadas del huracán,
Que la conciencia crearía
Para castigar sin piedad.
Para gritar lo que no decía,
Para morir antes que hablar.
Así me dejé llevar,
Por mares embravecidos,
Antes que me dijeras
Que no me amarías más.

Febrero 2011
Versión 2013






2 comentarios:

  1. el mar a veces es luz, arrebato , nostalgia
    el sitio donde muchos enamorados buscan consuelo, también...

    frente al mar deshacer esos demonios esta bien...

    y seguir de frente al jardín d ela vida...

    ResponderEliminar
  2. Así es mi querida amiga poeta. Tú bien sabes de mar. . .Abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!