sábado, 13 de abril de 2013

Ismael

Francisco Mariani

Una densa bruma,
Cubría el Riachuelo
Una luz difusa,
Contorneaba figuras,
Las que brotan del silencio,
De amaneceres oscuros.
El brazo ajeno,
Tomaba la fina cintura
Su rostro, se escondió
Sutilmente,  tras el pucho
Y su tez oscura.
Los vio juntos, pasar
En cadencioso andar.
No pudo más
El resto de la noche
Lo tragó sin piedad
Su abatido corazón
Apostó descansar
Y en el limpio zaguán
Lo descubrió el sol.

Enero 2013

Pintando la vida con una poesía

2 comentarios:

  1. Me ha gustado tu poema, me quedo con estos versos:

    No pudo más
    El resto de la noche
    Lo tragó sin piedad
    Su abatido corazón
    Apostó descansar
    Y en el limpio zaguán
    Lo descubrió el sol.


    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga por este maravilloso poema. Preciosa manera de empezar un lunes leyéndolo.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!