jueves, 27 de marzo de 2014

Una tormenta

Arreciando los campos
Llegó la tormenta.
Montada sobre nubes negras,
Descargando la piedra
En la tarde quieta,
Desbocando la lluvia
Que mojó  la tierra.
Se aplacó el trueno,
Cesó el granizo,
El aullido del viento
Se volvió cansino.
Bailaron en remolinos
Los maizales crecidos
Y descansaron las lechuzas
Al tintinear de la furia.
La noche ahogó la tormenta,
Trajo el fresco, al rancherío
Y un aroma de jazmines,
Perfumó el aire tranquilo
Engalanando la galería
En charcos amanecida.

Mayo 2013


Pintando la vida con una poesía

4 comentarios:

  1. Hermosas palabras
    que nos cuentan esos parajes de campo
    donde el tiempo se siente mas lento
    y se activan nuestros sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Meulen por compartir sentimientos con miradas del alma.

      Eliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!