jueves, 17 de abril de 2014

Jesús

Jesús y la samaritana
En Semana Santa. . .

Jesús

Por ser joven y rebelde
Y abrazar sus ideales,
No hubo puerta que cierre
Sin zozobras implacables.
Predicó  sus oraciones
Entre gentes desiguales.
Por compartir sus razones
Le tendieron una trampa,
Combatieron su palabra,
Le cerraron los caminos,
Le enterraron sin honores,
Le trazaron su destino,
Desoyeron a sus fieles,
Lo llevaron a la muerte.
Sin embargo sus ideas
Perduraron en el tiempo.
Hubo quienes hicieron
De su decir, la prédica,
Que germinó en los pueblos,
Pariendo una nueva Era.

Marzo 2012
Versión corregida 2013

Pintando la vida con una Poesía

2 comentarios:

  1. Decían que seguirían a ese líder en la Tierra, pobre, pequeño, tierno y loco , pero no le entendían, eran lentos de corazón. Tus versos también transmiten los siglos de amor y su mensaje porque su muerte nos parece un crimen perverso, lleno de envidia.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. BELLEZA DE POESÍA
    siempre lo que sea de Jesús me conmueve
    es el primer amor, de mi corazón jamás solo por esa luz infinita
    y resiento su dolor ...
    te dejo un gran abrazo!

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!