Pescador


En Noviembre, una nueva floración de poemas, inspirados en vuelos y trinos 



Te vi en la baranda del puente,
Altivo y tierno a la vez,
Asediando con tu vista aguda
Adelante, atrás, a ambos lados,
El torrentoso río, correr.
En la dura y esmerada empresa:
La de pescar un pez.
Te admiré, callada, casi sin respirar
Para que no te fueras
Para no perturbarte y poderte admirar.
Tu collar blanco llamó mi atención,
Tu cabeza grande, erguida,
Tu cuerpo, fuerte: el de un pescador.
En una mixtura de colores y follajes,
Cielo azul mediante, te descubrí.
Alerta, en la baranda del puente,
En el camino a Villa Epuyén.
Y me enamoré sin razón.
De ti, ¡Mi hermoso, Martín Pescador!


2010
Versión 2013 


Pintando la vida con una poesía

Comentarios

  1. que ternura
    yo los vi por largos años
    les retengo en mi memoria y cuando voy al campo
    donde hay un río , escucho su taladro chillar pescando
    me encanta su color de cielo y rojo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por leer mis poemas, una forma de compartir emociones y pensamientos!


2018

Gentiles seguidores de Google+